domingo , septiembre 22 2019

DE NATIVOS Y ALLEGADOS: LLEGADA A LA VICTORIA

Por Carlos Méndez/ 2 de 3.
El profesor Cosme Jiménez llegó con su familia a la Victoria en el año 1962, para laborar como asistente del alcaide de la Penitenciaría Nacional. Un año más tarde se traslada a la ciudad de San Juan de la Maguana para ocupar un puesto en el Banco Agrícola.

En 1964 retornó con su familia a La Victoria, y fue nombrado como profesor de matemáticas y geografías en la Academia Militar Batalla de las Carreras de las Fuerzas Armadas y en la Academia de la Fuerza Aérea Dominicana, Piloto Frank Félix Miranda.

Esta posición lo llevó a relacionarse con oficiales de alta graduación, lo que utilizó para gestionar el ingreso a las instituciones armadas o las academias militares y los posteriores ascensos de muchos ciudadanos de La Victoria, algunos de los cuales alcanzaron altos rangos.

Entre estos se encuentran los Generales Bienvenido Cordero Batista, Rafael Ovidio Hernández y Jorge Martínez González, así como su hijo Seuxis Jiménez, que alcanzó el rango de Coronel.

También fueron recomendados por él los hermanos Felipe Guarionex Del Orbe Frías, y Víctor Del Orbe Frías, aún activos con rango de coronel.

Hombre sociable, buen bailador, de buen humor, amante de los tragos y las frituras, tenía por costumbre compartir los fines de semana con Carlitos Montero, Mario Calvo, Aquiles Figueroa, Ramón Martínez, Miguel Antonio Rodríguez Jerez (Compai Guelo), Sánchez Acosta y otros.

De carácter amable y sensible, educado, buen escritor, estuvo involucrado en todas las actividades progresistas, sociales, culturales y educativas de La Victoria, cuando no fue su principal gestor.

Junto a un grupo de amigos fundó la Sociedad Amistad de Socorro Mutuo y Fines Culturales, participando en las actividades de recaudación de fondos para construir el local de la entidad. Además diseñó la bandera y escudo y compuso el Himno de la institución.

Uno de sus más destacados alumnos, el hoy retirado profesor Luís Guillermo, quien le siguió los pasos en materia de enseñanza de las matemáticas, lo describe de esta manera:

“De refinados gustos e impecable vestir, nunca desaliñado. De caminar pausado, como su hablar; Firme en sus decisiones, de recio carácter y aguda mirada; Poseedor de amplia cultura universal y cuidadoso en la elección de su círculo de amigos; Era de aquellos que no salen de su casa sin antes leer el periódico y en sus momentos de ocio leer y llenar un crucigrama.”

Añade el Prof. Guillermo que “Todo lo que puedo saber de matemáticas se lo debo a él, con quién me di el privilegio de compartir.”

Pero sin dudas, su más importante contribución a la educación de este pueblo fue la creación del liceo nocturno que se llamaría Francisco Xavier Billini, de lo que hablaremos en la última entrega de éste trabajo.

Compartir

Vea también

Alcalde René Polanco continuará trabajando para la juventud y las comunidades

Fuente externa.Santo Domingo Norte. – El alcalde René Polanco recorrió este fin de semana varios …