jueves , julio 19 2018
Inicio / Opiniones / El poder distorsionador de las redes sociales (segunda parte)

El poder distorsionador de las redes sociales (segunda parte)

En la primera parte analizamos como algunos ‘influencers’ ganan fuerza en las redes sociales apoyados en contenidos morbosos, amarillistas y calumniadores, ahora veamos otros aspectos de este tema

Por David Ruiz
La redes sociales hoy son el medio por excelencia para manipular y torcer la realidad y con ello crear la percepción que convenga al cliente o empleador del equipo de social media el cual funciona de la siguiente manera:

Estos se dedican a crean cuentas falsas y usan recursos tecnológicos sofisticados como software, aplicaciones y hasta los llamados robot que crean falsas tendencias y masifican un mensaje en cuestión de minutos.

Así construyen una percepción de una situación falsa o real, y en ocasiones una combinación de ambas.

Lo hace el Gobierno, la oposición política, grupos empresariales y últimamente hasta la misma iglesia, porque se trata de herramientas imprescindibles, como lo fue la televisión, la radio, la literatura y hasta el cine y el teatro para los propagandistas de la llamada Guerra Fría que enfrentó a los Estados Unidos y la desaparecida Unión Soviética hasta 1991.

Un ejemplo es el anuncio lanzado por el Gobierno donde explicando la teoría de producción, oferta y demanda en que se sustenta la economía en todo el mundo, para resaltar las bondades y logros de las Visitas Sorpresas del presidente Danilo Medina.

Lo propio han hecho los religiosos para mostrarse en contra del aborto y desconocer las tres causales propuesta por un sector de la sociedad en la que el Código Penal pudiera permitir esa práctica.

Algo bueno de las redes es que nos ha demostrado lo mucho que se puede decir en un minuto de video o un twitt de 240 caracteres, ya nadie se atreve a hacer una película para manipular, pues nadie le está dedicando dos horas de su vida a cosas profundas. Hasta los amores y matrimonios son cosas breves hoy día.

Compartir

Vea también

Un departamento de “anti-ruido” para qué si no funciona, no sirve

Por Jarlen Espinosa Santo Domingo Norte.- Al menos no para mi, no en mi sector, …

Comentarios: