lunes , junio 1 2020

El porqué otra década perdida

Por Luis Matías/ Economista y Catedrático UASD.
Santo Domingo. – Durante la décadas de los 80 América latina sufrió una de la crisis más profunda, debido a los altos endeudamiento que tuvieron los países alcanzando hasta un 24%, cuya deuda externa incremento los déficits de cada uno de esos países, una crisis con raíces evidentemente en años anteriores.

Esta crisis afecto a la región e impuso a los gobiernos tomar distintas acciones para enfrentarla, en caso de la República Dominicana en el periodo 1978-1982 las autoridades de turno aplicaron la llamada demanda inducida tratando de relanzar el crecimiento de la economía ya que nuestro país se encontraba en un periodo de desaceleración económica en los últimos años (1974-1978).

El ritmo del crecimiento de nuestra economía que para el año 1973 fue de un 12.4% del PIB, cayera cinco año más tarde 1978 a tan solo 2.2% del PIB, esto se debió al desplome de la inversión extranjera, alcanzando una caída también del salario real de las personas, es decir que la inflación estuvo sobre los dos dígitos al concluir la década de los 70.

Este modelo de demanda inducida no produjo los resultados esperados, debido a que la inversión privada no reacciono a los estímulos estatales provocando un gran desequilibrio fiscal, obligándonos a refugiarnos en el endeudamiento como forma de cubrir nuestros compromisos y financiar el gasto publico.

De tal manera que nosotros al igual que toda la región sufrimos los embate de una economía en declive y alto endeudamiento público que afecto todo nuestro desempeño de la década, al punto que ha sido considerada como la decana pedidas por la toda la crisis que vivió la región, llevando a implementar medidas que tuvieron su efectos positivos en los años venideros, especialmente a partir del 1990 que comenzó otra era de crecimiento y esplendor económico.

Hoy debido a la crisis sanitaria que vive el mundo podemos señalar que las economías de la región saldrían muy afectadas y para muchos estaremos viviendo el inicio de una nueva década perdida desde el punto de vista económico.

Se estima que América Latina según organismos internacionales (BIB, CEPAL) tendría una reducción de su crecimiento entre un 1 Y 5.5% del PIB, que no es nada alentador para nosotros que desde hace tiempo nos planteábamos de qué manera íbamos a poder enfrentar nuestro déficit fiscal sin afectar el desempeño de nuestra estabilidad económica.

Si al inicio de la enfermedad las autoridades reportaron que más de 400 mil trabajadores y sus empleadores en el país les habían solicitados que los registraran para el subsidio durante el periodo de cierre de las principales actividades del país, y según los últimos reportes unos 700 mil trabajadores se encuentran sin disfrutes de salarios, hasta un periodo no menor de tres meses. Y si a esto le sumamos que según el reporte de las instituciones encargada de la recaudación del país los ingresos fiscales se han caído en un 40% de lo que se tenía proyectados.

Estos nos indica que al finalizar con la crisis de salud y cuando todo podamos ir a nuestras actividades tradiciones, las fianzas publicas estarán bien limitadas por la gran erogación de gastos hechos por las autoridades unos RD$32 mil millones de pesos hasta el momento y a esto le sumamos el déficit de 110 mil millones, es decir que para el presupuesto del año en curso tendrá un faltante RD$142 mil millones de pesos aproximadamente, aunque entendemos que le gobierno para poder seguir apoyando a la economía dominicana tendría que necesitar del doble de los recurso gastado, uno 64 mil millones de pesos.

La proyección del comportamiento de la economía dominicana seria según algunas estimaciones, es un descrecimiento de un -2% del PIB, es decir que si tomamos la base histórica y proyecciones establecida antes de la crisis que es 5% positivo hoy tendríamos una cada de un 7% PIB para este año, debido a la caída del turismo de un 20%, la remesa 25%, la exportaciones 2% y la inversión extranjera entre un -5 y -15%, y un incremento de la tasa de desempleos a un 20%, esto indica el porqué se las comparaciones sobre el inicio de otra década perdida.

Compartir

Vea también

La sed de protagonismo de algunos peledeístas empaña aportes en Santo Domingo Norte

Por Jarlen Espinosa. Santo Domingo Norte. – Repartición de raciones alimenticias, fumigaciones y otros aportes …