domingo , septiembre 27 2020

Máximo López: Los bloques de opinión dominicanos

Por Máximo López (hijo).
El argot popular bautizó como: “las bocinas del gobierno” al grupo de periodistas pagados en el lúgubre gobierno del danilismo, quienes, al parecer copiaron a la perfección a Goebbels, el Ministro de Propaganda de Hitler y su pensar que “una mentira repetida mil veces se convierte
en verdad”.

Pero, no les resultó el plan; como dijera Epicteto: “la verdad triunfa por sí misma, la mentira necesita complicidad”. Ese bloque de opinión tuvo de frente periodistas al servicio de la sociedad civil.

Esa amplia batería de comunicadores y periodistas asalariados y traficantes de la información, hicieron todo lo posible «y algo más» para tratar de plasmar una realidad inexistente: como si el pueblo se los fuera creer; al parecer, Ali Baba -el de los cuarenta ladrones- se escapó de las mil y una noches y se unió con los bucaneros del danilismo, para tratar de ayudarlos a quedarse en el poder.

“Las bocinas del gobierno” cayeron por su propio peso, demostraron que no eran independientes, porque no podían ser objetivos en su manera de pensar para decir la verdad, ya que pertenecen al periodismo militante, que obedece una determinada línea o pensamiento político.

Y es que para ser independientes –“las bocinas”- tenían que excluir sus puntos de vistas personales y estar sujeto a los criterios de la verdad.

Existe la objetividad, que ocurre cuando la información parte de un conocimiento exacto y cierto, de una reflexión consciente y de una rectitud intachable de intenciones, entonces; hablamos de una objetividad apegada al rigor científico.

Estos hampones del estado olvidaron que la justicia es ciega y que no tiene dolientes, de nada le valdrá los millones robados al erario.

A estos forajidos, la justicia los juzgará: escriban eso.

Compartir

Vea también

Marcos Ferreras: UN MAESTRO, DOS ALUMNOS

Por Marcos Ferreras. Santo Domingo. – Desde 1938 al 1973, Juan Bosch presidió el Partido …