lunes , agosto 10 2020

¿Narcotráfico, agresión a la prensa y maltrato de animales, ese es el cambio?

Por Jarlen Espinosa.
Santo Domingo Norte. – Dirigentes y aspirantes a cargos políticos acusados de narcotráfico, lavado de activos, agresión a la prensa por estar grabando una actividad de otra entidad política y arrastrando un asno con una soga al fuello desde un vehículo hasta la muerte, insisto. ¿Este es el cambio?

El Cambio y Se Van“, palabras que ha popularizado la oposición entre sus seguidores y otros que solo repiten la frase aunque no vayan a ejercer el voto si no le dan “lo suyo”.

Narcotráfico

Yamil Abreu exdirector de la Junta Municipal de Las Lagunas, en Azua, por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), del 2016 al 2020, se reeligió y perdió, acusado del asesinato un joven en el 2018, señalado por un tribunal de New York como “el cabecilla de una red de narcotráfico internacional”, pedido en extradición por los Estados Unidos.

José Miguel López Pilarte regidor del PRM en La Vega y su madre, Amalia Pilarte, candidata a diputada, apresados y acusados de lavado de activos.

La respuesta de parte del José Ignacio Paliza fue acusar al gobierno de tener relación con César Emilio Peralta “El Abusador” y que por tanto no tenía “la moral para señalar a nadie en materia del narcotráfico”.

Es decir, “nosotros estamos ligado al narcotráfico pero ustedes también”, como si esto exonerara la acción de sanciones legales y de moral ante el país.

¿En serio?

¿Cuál es la diferencia?

¿Cuál es el cambio?

Fanatismo en exceso agresión a la prensa

El caso más reciente ha surgido en Santo Domingo Este contra el periodista Robert Vargas y su esposa Cinthia Polanco, mientras estos ejercían su labor de buscar las noticias para el portal que dirigen, Ciudadoriental.com, fueron atacados y hasta amenazados de muerte por militantes del PRM.

Pero el trasfondo de todo esto es muy profundo, algunos perremeístas quieren que Ciudadoriental.com no solo le publique las notas de prensa en su portal como lo hacen, sino, que haga el papel de relacionista público, algo que no hizo Robert con el extinto alcalde Juan de los Santos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), ni con Alfredo Martínez “El Cañero”.

A Vargas lo han calificado como un “roca izquierda” que a diferencia de los dirigentes que solo buscan un ascenso al poder detrás de un sueldo, ha arriesgado su vida publicando artículos en los que denuncia corrupción en contra de su municipio, mientras regidores del PRM han sabido levantar su mano para votar a favor de propuestas que van en beneficio de todos menos del municipio.

Trabaja en su portal desde hace años, el cual paga con su dinero, publica las notas de prensa que le envían, denuncia lo que otros no se atreven y “atrapa cheles” amenazan a su esposa con darle “una puñalada”.

No pueden matar periodistas por no escribir a favor de su candidato, no es su trabajo, no está obligado, si ha incurrido en algo ilegal demande, es su derecho, como lo es también la libertad de expresión que tiene el profesional de la comunicación dentro del marco de la legalidad.

No veo a peledeístas agrediendo a los periodistas que dicen “Se Van”, que los hay, y se les respeta su posición, pese a que algunos no respeten la de quien difiera de su interés, algunos mordiendo la mano de quienes le han servido a cambio de ningún beneficio, en plena acción de deslealtad.

¿Atentar contra el que piense diferente, ese es el cambio?

Maltrato de animales

Hay que ser muy perverso e inhumano para realizar acciones como la que se muestra en la imagen anterior, arrastrar a un animal indefenso incapaz de poderse defender hasta que muera, solo para simular que así le harán en las elecciones al candidato contrario, a esto nos ha llevado el fanatismo dentro de la política.

¿Este es el cambio?

 

 

 

Compartir

Vea también

Lucrecia Leyba saluda decisión de Abinader de integrar a toda la sociedad para vencer crisis económica y sanitaria que se vive en el país por Covid-19

Fuente externa. Santo Domingo, RD.- La diputada electa del Partido Revolucionario Moderno (PRM), por el …