jueves , agosto 18 2022

Big Papi era capaz de dominar la crema de los ases

Por David Venn/LasMayores.com.
COOPERSTOWN, Nueva York – Uno de los encantos del béisbol es el hecho de algunos bateadores de poco nombre dominar a los lanzadores de mayor cartel, y lo inverso.

Por ejemplo, ¿cómo era posible que el utility dominicano Enrique Wilson le pegara con tanta facilidad (.364/.382/.485) a su compatriota Pedro Martínez, un Salón de la Fama?

En el caso de David Ortiz, el toletero quisqueyano tuvo dificultades contra serpentineros como el venezolano Rafael Betancourt, Brian Matusz y el colombiano José Quintana, lanzadores de respeto, pero no superestrellas. El que más dominó a Big Papi fue nada más y nada menos que su compatriota Bartolo Colón (de 36-4, para promedio de .111).

Lo inverso de Big Papi se produjo contra muchos pitchers, entre ellos algunos de los mejores de todos los tiempos. Estamos hablando de los Salón de la Fama Roy Halladay y el panameño Mariano Rivera, además del venezolano Félix Hernández—quien posiblemente tenga su placa en Cooperstown algún día—entre muchos otros.

Contra Halladay, Ortiz tuvo seis jonrones, cinco dobles y OPS de .867 en 96 turnos. Ante Rivera, incluyendo postemporada, se fue de 48-13 (.342) con un jonrón y tres dobles, además de un OPS de .838 en campaña regular. Y frente a Hernández, Big Papi registró .410/.490/.615 en 39 turnos, con de ocho bases por bolas para OPS de 1.105.

“Sé que me iba bien contra Marino, y me iba bien contra los ases”, dijo Ortiz al ponérsele el tema durante una llamada organizada por el Salón de la Fama la semana pasada. “Creo que era porque los ases no están con jueguitos. Te atacan. O tú le ganas o ellos te ganan”.

En la carrera de Ortiz, los números hablan por sí solos, por lo que el dominicano será exaltado al Salón de la Fama el domingo junto al cubano Tony Oliva y Jim Kaat, además de Gil Hodges, Bud Fowler, el cubano Orestes “Minnie” Miñoso y Bud Fowler de manera póstuma. En una carrera de 20 años en Grandes Ligas, Ortiz pegó 541 cuadrangulares, empujó 1,768 carreras y terminó con OPS de .931 y OPS+ de 141. Y en postemporada, se creció, dando batazo por batazo en el momento indicado, desde sus hits de oro en los playoffs del 2004 hasta sus jonrones clave en los del 2013, culminando aquella postemporada con una línea de .688/.760/1.188 (¡OPS de 1.948!) en la victoria de los Medias Rojas sobre los Cardenales en la Serie Mundial.

Dentro de todo eso, hubo que dominar a algunos de los mejores lanzadores del juego. Y lo hizo.

“Yo siempre quería estar a la altura del reto, y por eso tenía que trabajar (en mi dominio de la zona de strike) todos los días”, comentó Ortiz, convocado a 10 Juegos de Estrellas, ganador de siete premios Edgar Martínez como mejor bateador designado del año y Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2004 y de la Serie Mundial del 2013—entre muchos otros reconocimientos. “Yo no era el tipo de bateador capaz de darle a los pitcheos fuera de la zona de strikes”.

“Los ases se llamaban ases porque les gustaba retar al bateador con lo mejor que tenían”, concluyó Ortiz, elegido al Salón en su primera oportunidad en el 2021-22 con el 77.9% de los votos de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA). “No iban a jugar. Y yo siempre estaba dispuesto a aceptar ese reto”.

 

Compartir

Vea también

ProDominicana destaca Talento dominicanos en el béisbol

Fuente externa. Santo Domingo.- Biviana Riveiro Disla, directora ejecutiva del Centro de Exportación e Inversiones …