martes , septiembre 29 2020

Audios motivando al consumismo desenfrenado, hasta de las desgracias sacan provecho

La comida no se acabará, ni el agua y otros artículos, pero tu dinero sí

Por Jarlen Espinosa.
Santo Domingo Norte. – Como si no fuera suficiente haberse despertado con una pandemia que no ha respetado fronteras, distancias aéreas, ni marítimas, que nos ha robado los abrazos, apretones de manos y los besos hacia seres queridos, gestos de los que hicimos uso con tanta simpleza, hoy, en estos momentos podemos ver cuan grandes son, aparte de esto, ser además bombardeados por audios que estimulan al consumismo desenfrenado de los que menos tienen.

Cui bono (¿Quién se beneficia?)

De esas notas de voz que circulan, quiénes son los únicos en beneficiarse, si no son sectores a los que les conviene que consuman de manera descontrolada como lo han venido haciendo desde hace unos días cientos de dominicanos.

Es como si vaciando los bolsillos de los que menos tienen alcanzarán a llenar sus almas, bueno, al menos si sus cuentas de bancos, con eso les basta.

Pero adivinen qué, el coronavirus no ha respetado nada de lo mencionado en el primer párrafo de este artículo, pero,  tampoco clase social, credo o religión, esta última en muchos de los casos la aprovechadora más grande de la ignorancia, dando cátedras de lo que es una relación parásita.

Y precisamente así se comportan muchos de los sectores dominantes de la República Dominicana, como parásitos. algunos lejos de ayudar o aportar al país solo saben enriquecerse, sin importarle la suerte de quienes les hacen rico.

No esta mal tomar precauciones y dotarse de los alimentos necesarios para salir lo menos posible y no exponerse, pero que se estimule a una sociedad a gastar lo que no tiene donde una prueba del COVID-19 cuesta más de 4 mil pesos, es fusilar a sus compatriotas  sin causa justa, pero, lo hicieron ayer con Francisco Del Rosario Sánchez, qué no harán hoy con lo que queda de dominicana.

Bancos anunciando en sus redes y plataformas que no harán cobros por transacciones, y su credibilidad dura hasta que alguien hace la transacción y se da cuenta que le siguen descontando.

Les mencionan los prestamos personales y le evaden el tema, se resisten a perder el beneficio de un mes o dos, pese a tener decenas de años beneficiándose.

Así como otras pandemias han sido derrotadas por la raza humana esta también lo será, lo que no parece terminar es la avaricia de aquellos que más tienen.

Compre lo necesario, la comida no se acabará, ni el agua, no cerrarán los supermercados y colmados de manera repentina o drástica, y si eso ocurriera, no morirán, al menos no los que apliquen lo que el hombre ha sabido hacer durante todas sus generaciones, adaptarse.

 

 

Compartir

Vea también

Relatos Cortos: Petán Trujillo iba asesinar a Balaguer

Por Roberto Valenzuela El incidente en que el general José Arismendy (Petán) Trujillo iba a …